Blog

Catorce meses de cárcel y multa de 2.160 euros por dañar coches en un garaje de Águilas

0

La Audiencia Provincial de Murcia ha confirmado la sentencia del Juzgado de lo Penal número Uno de Lorca que, en marzo de 2017, condenó a un hombre a catorce meses de prisión y multa de 2.160 euros por el robo cometido en un garaje de Águilas y por los daños que produjo en varios vehículos.

El relato de hechos probados de la sentencia estableció que los mismos se produjeron en la madrugada del tres de mayo de 2012, cuando el acusado, al que acompañaba otro individuo, entró en el garaje de un edificio tras forzar la puerta de acceso.

Tras abrir cinco bidones de pintura de 17 litros cada uno, el acusado y su acompañante los vertieron sobre una motocicleta y dos turismos, además de rayar estos y de apoderarse de diversos artículos que había en otro.

La sentencia le condenó también a pagar indemnizaciones por los daños producidos, que se acercaban a los cinco mil euros.

En su recurso, reiteró su inocencia, al señalar que no se reconocía en las imágenes ofrecidas por las cámaras de seguridad en una grabación que fue presentada como prueba al juicio.

Pero la Audiencia ha coincidido con el juez de lo Penal en que los hechos quedaron suficientemente probados en la vista oral.

La espuma de colores conquistó Puerto de Mazarrón: más de 1.800personas disfrutaron con la Spume Run

0

Los cañones del recorrido lanzaron toneladas de espuma al paso de los participantes

La fiesta de la espuma de colores, polvo Holi y música animó la tarde del sábado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Más de 1.800 personas participaron este sábado en la tercera edición de la carrera de espuma de colores Spume Run de Puerto de Mazarrón. A las 7 de la tarde se daba la salida desde la explanada del mercadillo municipal. Por delante esperaban cinco kilómetros con cañones de espuma a cada kilómetro, también llamados spume points. Cada uno de ellos lanzaba espuma de un color diferente (rosa, amarillo, azul y verde) al paso de los participantes.

Tras llegar al final de recorrido y pasar por el avituallamiento, la Spume continuó hasta la medianoche con la animación musical y baile desde el escenario, además de mucha espuma lanzada por cañones colocados en la zona de salida-llegada sobre los runners.

Este evento está organizado por el equipo de la famosa Holi Life, que se celebra habitualmente en el mes de febrero en Cabezo de Torres.Spume Run Mazarrón es un evento organizado por A38 Servicios Plenos, co-organizado por el Ayuntamiento de Mazarrón, con el apoyo institucional de la Región de Murcia y la colaboración del Carné Joven de la Región de Murcia.

 

La Carrera Nocturna de Águilas, con nuevo récord femenino

0

La burundesa Cavaline Nahimana vence con nueva plusmarca de la prueba – El uganés Óscar Chelimo se impone en la prueba élite masculina

Raúl Cifuentes se impone en veteranos y Mariano García en categoría sénior

El ugandés Óscar Chelimo, séptimo en 5.000 metros en el Campeonato del Mundo sub-20 celebrado en julio en Finlandia, y la burundesa Cavaline Nahimana fueron los grandes triunfadores de la trigésimo sexta edición de la Carrera Nocturna Alcaldesa de Águilas, que contó con participantes de élite y populares, ya que se celebraron hasta ocho carreras en una tarde con temperatura ideal para la práctica del atletismo.

La carrera élite femenina dejó también un nuevo récord de la prueba, que constó de un recorrido de 5.000 metros, ya que Nahimana, que tiene 21 años de edad y que en 2017 fue subcampeona del Cross de Yecla y ganadora en Cantimpalos, modalidad en la que es especialista, batió el récord que tenía Rose Kosgei desde 2014 en 16:40. Nahimana dejó la mejor plusmarca en 16:34, llevándose así un premio de 700 euros, 300 por el nuevo récord y 400 por ganar la prueba. La segunda posición fue para la ugandesa Adha Kampala, con 16:41, mientras que Teresa Urbina, cacereña especialista en 3.000 metros obstáculos y campeona de España de media maratón 2018, concluyó tercera con 17:08. La marroquí afincada en Cartagena Wafiya Benali (18:12) fue cuarta, por delante de Karina Córdoba (18:18).

La prueba élite masculina tuvo como gran vencedor a Óscar Chelimo, con 29:28, superando al marroquí Zakariane Mazouzi, del Cayon Helios (29:52), y al etíope Tafese Soboka Jimma (30:07), octavo en el Mundial de Londres 2017 en 3.000 metros obstáculos. Cuarto conluyó el keniata Simon Letaya (30:19) y quinto, el marroquí Mohamed Moustaoui (30:44). El mejor regional fue Alberto González, quien concluyó octavo (33:19), por delante de ‘Jaro’ Caparrós (33:29).

En las carreras para populares, en la reservada para veteranos masculinos, Raúl Cifuentes Martínez, del Puertas de Lorca, fue el mejor con 16:37, seguido por Andrés Lario Martínez (16:54) y Juan Emilio Miras Costa (16:57).

En sub-18, sub-20, sub-23 y sénior, el fuentealamero Mariano García García fue el ganador con 16:14, seguido por Miguel Ángel Martínez Chazarra (16:29) y Carlos Manzano Arredondo (16:32).

En cadetes, Andrés Palma (8:37) y Quissane Fryhah (10:53) fueron los campeones. El podio masculino lo completaron Sergio Espínola Martínez y Antonio Parra García; y el femenino, Alba García y Mette Neeltje.

Asimismo, en infantiles, victorias para Ángel Martínez Castellano (6:23) y Weiam Ghanemi (6:37), con podios para Sergio Alcázar y Aiert Mendioroz, en chicos; y Alba María Berenguer y Mari Carmen San Bartolomé en chicas.

La categoría alevín también contó con un alto nivel de participantes. Juan de Dios Martínez (2:59) y Fátima Hernández (3:12) fueron los ganadores. Marc Quirant y Esteban Passchier, en chicos, y Natalia Millán Cegarra y Hajar Ghanemi, en chicas, también se llevaron sus premios.

Por último, en benjamines, con un recorrido de 450 metros, una chica, Jimena Hernández Corbalán, fue la primera en cruzar la línea de meta, con Samuel Pérez como primer chicos. Los podios los completaron Blanca Martínez y Gala Jódar; y Samuel Pérez y Juan Sánchez Marín.

La alcaldesa de Águilas, Mari Carmen Moreno, fue la encargada de entregar las águilas con las que se premia a los mejores en esta prueba clásica del verano.

Hotel Calarreona, los inicios del turismo en Águilas

0

En la sesión de Pleno del Ayuntamiento del 8 de agosto de 1957 se acuerda crear una Comisión especial para el desarrollo turístico de Águilas dadas las enormes potencialidades que ofrece un municipio con 28 kilómetros de playas vírgenes y un clima excepcional que permite largas invernadas. Con ello, se da cumplimiento a una circular de la Junta Provincial de Turismo destinada a las localidades costeras para fomento del turismo en la provincia de Murcia dado que éste ha rebasado la Costa Brava y zonas valencianas, lo que supone una oportunidad única para el desarrollo económico local y un medio de propaganda franquista para aupar la nueva realidad española.

Se exige a las autoridades dar el máximo apoyo a iniciativas empresariales para el desarrollo de núcleos residenciales y hoteleros, mejorar el ornato urbano, fomentar el espíritu abierto y hospitalario, y mejorar los servicios turísticos. En este sentido, las últimas actuaciones emprendidas por el Ayuntamiento de Águilas para fomento del turismo habían consistido en la construcción de un nuevo Balneario Municipal de aguas frías y calientes en la playa de La Colonia que sustituía al Patria Chica, inaugurado en 1954; la construcción de malecones y urbanización de los paseos marítimos en las playas de La Colonia y de Levante hasta la estación de ferrocarril; la enajenación de un solar junto al puerto para la construcción de un moderno cinematógrafo (el Gran Cinema); y la iniciativa planteada en 1952 de construir junto al Balneario un hotel de primera categoría con 44 habitaciones, proyecto que no fraguó. Un año más tarde, se aprueba la Ordenanza de Policía Urbana para Playas y Paseos Marítimos que sustituía a lo dispuesto en las Ordenanzas Municipales de 1886.

En los 60 el turismo se convierte en motor de la economía española bajo el lema «Spain is different». El número de turistas extranjeros pasa de 750.000 a 24 millones, el sector crece hasta suponer el 8% del PIB, el 10% del empleo nacional y es capaz de sanear una balanza de pagos siempre negativa. Viajar por ocio ya no está reservado a las clases elitistas, Europa es un mercado próximo ante un país seguro y barato, el poder adquisitivo de la clase media española no cesa de aumentar y regiones del Mediterráneo como la Costa del Sol, la Costa Blanca alicantina o la Costa Brava comienzan a experimentar una radical transformación territorial motivada por la motorización de la sociedad, el turismo de masas y la creciente demanda de apartamentos, centros de ocio y plazas hoteleras. Un maná llegado del cielo que impidió morir a muchos pueblos de la costa: Benidorm es un caso paradigmático.

Águilas mientras tanto emerge tranquila y apacible en su bello emplazamiento entre dos hermosas bahías. En 1965 se estima en 9.000 el número de forasteros que visita la ciudad y el llamado «Tren de los Baños» se hace muy popular. Por entonces, la capacidad de alojamiento era reducida y se había quedado obsoleta. Se pueden citar establecimientos clásicos como la Pensión Rojas, que en 1928 ya aparece como la mejor casa de huéspedes de Águilas, abierta hasta 1976, o la Pensión Jorquera, con habitaciones todas exteriores con agua corriente, teléfonos, camas metálicas y colchones Flex en la plaza Robles Vives. A ellos se unieron el Hotel Miramar a mediados de los 40 cerca del Casino, el Parador de San Antonio, de «habitaciones confortables y precios económicos», y en la década siguiente, la Residencia Urci y el Hostal Yonis. Con los inicios del boom turístico, se inicia la construcción y apertura de los primeros hoteles modernos: el Calipso, pionero en la vecina San Juan de los Terreros, inaugurado en 1962; Residencia La Calica, en un edificio nuevo de cuatro plantas provisto de habitaciones con terraza con vistas al puerto (1966); y un año más tarde, la Residencia Ávila (después Hotel Stella Maris y Bahía) situado estratégicamente al final de la playa de Las Delicias. Después vendrán otros como la Residencia Madrid (1970) o el Carlos III (1977).

Pero la ciudad necesitaba un hotel de playa (los entonces llamados «hotels de bains») gran envergadura, de alto standing. En la propaganda turística de 1964 se habla que «Águilas vive ya con vistas al desarrollo turístico pues cada vez es mayor la afluencia de veraneantes, muchos de ellos extranjeros, por lo que se apresura a disponer su solar del confort necesario para albergarles dignamente (…) Nuestro pueblo ofrece un aspecto gratísimo: limpias playas y calles, resplandecientes edificios, modernizados sus hoteles y residencias, establecimientos y bares instalados al gusto más exigente, sus chalets y bungalows de elegantes líneas, construidos sobre los acantilados de la costa, junto a sus maravillosas calas» sobre lo que fue la antigua Urci. Generó enormes expectativas el litoral sur, donde la mercantil TURSA de Madrid, presidida por José Jaúdenes Junco (siendo apoderado Julián Ruiz Aranda), proyectó en 1959 un macroproyecto sobre 52,6 hectáreas de terreno en el espacio natural de las Cuatro Calas, donde se pretendió levantar apartamentos, hoteles (se presentó la maqueta de uno de ocho plantas y 144 habitaciones en 1962, proyecto de Deimlin-Ostrisky), club náutico, campos de tenis, camping, centro comercial y zonas verdes con un presupuesto superior a los 40 millones de pesetas de la época. La iniciativa, pese a parcelarse algunas áreas, no llegó a prosperar porque el empresariado local no vio demasiada solvencia en el proyecto ni suficientes garantías financieras. De aquella vorágine lo único que prosperó fue el Hotel Calarreona, situado estratégicamente sobre un altozano a 100 metros sobre el nivel del mar, frente a la playa del mismo nombre, tras la carretera costera a Almería, a 3,6 kilómetros de Águilas. Será un hotel de primera categoría clase B (equivalente a un 3 estrellas), de 44 habitaciones para 73 huéspedes y piscina, complemento de ocio veraniego al mar. Por entonces, ya habían aparecido algunas iniciativas turísticas en la zona como el bar-restaurante con casetas para baño en la playa de La Entrevista (1960), el Restaurante La Cabaña (1966), regentado por unos alemanes, y la actual Pensión Cotopaxy, todos a pie de playa, próximos a las instalaciones del Albergue de la Sección Femenina, hoy dependiente de la Comunidad Autónoma, abierto en los años 50.
Inaugurado solemnemente el 22 de junio de 1968, el Calarreona pronto se convirtió en una referencia para aguileños y visitantes, acogiendo, entre otros actos culturales y sociales relevantes, el codiciado premio nacional de novela Ciudad de Águilas. Poco antes abren también sus puertas al público los primeros hoteles en La Manga del Mar Menor: el Entremares y el Galúa (1966-67), al tiempo que comienzan a espigarse sus primeros rascacielos a lo largo de los 21 kilómetros de restinga, desvirtuándose el proyecto inicial de Tomás Maestre con la muerte del Franquismo. En la toda la provincia quedaban censados diez hoteles de tres estrellas, uno de cuatro y otro de cinco estrellas.

La promoción, construcción y explotación del hotel corrió a cargo de la mercantil «Hoteles de Calarreona, S.A.», presidida por Antonio Grima Muñoz, dueño de los terrenos donde TURSA quiso levantar su complejo en Cuatro Calas, antiguo empresario del esparto que tenía en los años 50 una fábrica en La Colonia, después dedicado a negocios turísticos en la zona de Calabardina. El hotel fue ejecutado por «Construcciones Fortún», de Juan Hernández González y tuvo un coste aproximado de 14,7 millones de pesetas. El proceso de construcción del Calarreona pasó por varias fases.
En diciembre de 1965 se redacta el primer proyecto por parte del arquitecto murciano Gabriel Olmos Caballero. El establecimiento se proyecta inicialmente con 3 plantas de altura sobre rasante, quedando en las dos superiores distribuidas 36 habitaciones, 24 dobles con baño y 12 individuales con aseo. El presupuesto de ejecución ascendía a 8,9 millones de pesetas, iniciándose los primeros trabajos en julio de 1966. Pero las perspectivas de negocio son buenas y el proyecto inicial se queda corto, por lo que en febrero de 1967, Olmos redacta la ampliación del mismo, con el que se alcanza el resultado final. Básicamente se añadió al edificio un nuevo cuerpo inferior de tres subplantas en el costado oriental aprovechando el importante desnivel del terreno, lo que supuso modificaciones en la distribución interior, por cuanto la cafetería situada en la planta baja se trasladaba a la subplanta 1 y era sustituida por 8 habitaciones (5 dobles y 3 individuales), mientras que en las subplantas 2 y 3 se habilitaban más habitaciones, luego destinadas al personal de servicio. En el exterior, se construyó frente al hotel una piscina de perímetro irregular en dos espacios (infantil y adultos) así como jardines, recinto de juegos para niños en la zona baja de la parcela, accesos para vehículos, aparcamiento y zonas de uso común.

En la publicidad de la época se anuncia que todas las habitaciones disponen de terraza con vistas al mar, teléfono, baño completo, calefacción y sonorización ambiental; salones sociales con televisión y salas para conferencias; se ponen en valor sus equipamientos exteriores (piscinas, cafetería, jardines, terrazas), su excelente cocina (internacional y platos típicos regionales), las aguas cristalinas y serenas de la playa que tiene enfrente, así como servicios de traslado y de coches con o sin chófer para excursiones. Además de los certámenes culturales que tenían lugar en el hotel, era lugar propicio para tomar un café o una copa, destacando sin duda sus fiestas de verano y las de Nochevieja y Año Nuevo. Las estancias interiores mostraban un aspecto que intentaba aunar lo tradicional y lo moderno y funcional: mobiliario de madera oscura de estilo español y paredes con papel pintado en las habitaciones; baños con sanitarios de última moda (inodoros con cisterna alta, armarios espejo); salones de estar provistos de televisión, sillones de cuero en tonos marrones y verdes, muebles estilo español, pantallas de iluminación, cuadros en las paredes, alfombras en espacios centrales, plantas sobre tiestos, y paredes y techos lisos pintados en blanco; aunque lo más destacado era la recepción y el gran salón restaurante con barra de madera y yeso con perfil sinuoso en tonos verdes, lámparas de forja, postes forrados de madera, cortinajes y mobiliario en tonos verdosos, y altos techos con bandejas y elementos ornamentales de escayola; los pavimentos son hidráulicos lisos. Todo ello con objeto de crear un ambiente muy cálido y confortable.
El arquitecto Olmos Caballero concibe un edificio exento de factura moderna, propio de la arquitectura del ocio y del relax, enormemente funcional y enmarcado en los nuevos cánones racionalistas del Estilo Internacional, pero incorporando elementos mediterráneos como el revoco encalado a la tirolesa, el empleo de celosías y parasoles de madera sobre todas las terrazas para aliviar el intenso sol levantino. Planifica un inmueble con pilares metálicos de extraordinario desarrollo longitudinal, eligiendo una planta en «V» muy abierta hacia el mar que lo asemeja a un bumerang. Parte de un núcleo central del que se prolongan dos brazos a izquierda y derecha. La fachada marítima, de rígido planteamiento reticular, expresa plenamente la distribución interior: en la planta baja, se sitúan las cocinas y el comedor-restaurante, provisto de grandes ventanales (lado izquierdo); administración, magnífica recepción, conserjería y salón en el núcleo central; y ocho habitaciones (lado derecho).

Bajo rasante se sitúa una gran cafetería y dos subplantas para el personal de servicio. Las dos plantas superiores, destinadas a habitaciones (36 en total, 18 en cada una), presentan distribución simétrica, situando las estancias individuales en los extremos de cada planta, dejando el salón polivalente en el núcleo central, de gran luminosidad. Todas las habitaciones, de 20,5 m2 de superficie las dobles y 14 las individuales, tienen terraza exterior independiente (separadas por mamparas de vidrio translúcido) con vistas panorámicas al mar y a la piscina, su principal reclamo promocional. La fachada trasera en cambio se hace hermética por su propia concepción. En ella se desarrollan corredores lineales que dan acceso por el exterior a las habitaciones desde el núcleo central, protegidos por grandes celosías, disposición que también encontramos en el edificio «Fransena I» de la playa de Las Delicias. Alrededor de la piscina se creó un ambiente confortable con la plantación de árboles y jardinería mediterránea, zonas de paseo y un conjunto de terrazas solárium y desniveles para la contemplación salvados por taludes de piedra natural en la entrada del hotel.
El Hotel Calarreona, que nació en los albores del turismo en Águilas, fue el más moderno en su tiempo y una referencia en la ciudad hasta que cerró sus puertas tras el verano de 1973 después de cinco años de actividad. Las causas que motivaron su pronta desaparición tienen que ver con la deficiente accesibilidad desde el corredor mediterráneo (a la altura de la ciudad de Lorca), la falta de promoción exterior del establecimiento y del municipio, la competencia de otros destinos de playa y el quedar desconectado de los grandes touroperadores nacionales y europeos. Las personas que disfrutaron de aquel establecimiento lo recuerdan con grandeza, destacando la luminosidad y soleado de sus estancias, trato personalizado, sus grandes salones, su mobiliario moderno, sus vistas al mar y el recreo de la piscina, una de las primeras habilitadas en Águilas junto a la del Complejo Turístico Delicias.
Pero hubo una salida urbanística al cierre.

En 1980 fue aprobada la modificación del Plan Parcial de la Urbanización Calarreona para permitir la reconversión del hotel en apartamentos turísticos. En abril de 1982 el arquitecto Vicente Garaulet Casse redacta el proyecto de reforma, promovido por «Edificaciones Alba, S.A.» de Alicante. Supone la elevación sobre el antiguo hotel de tres plantas más hasta alcanzar los ocho niveles (seis sobre rasante) y su compartimentación en 61 viviendas más locales comerciales y centro social. Se proyectan 21 tipos de apartamentos que van de 61 a 98 m2. El edificio pasa de 3.038 m2 a 4.978 m2 construidos, pues quedó la cimentación y estructura del extinto hotel preparada para su modificación. En cuanto a los equipamientos exteriores, se creó una pista de tenis frente al edificio y una zona de aparcamientos más amplia, manteniendo la piscina y zonas ajardinadas del antiguo hotel. El presupuesto superó los 80 millones de pesetas y pronto se vendieron los apartamentos, la mayoría adquiridos por ciudadanos de Lorca.

Morfológicamente el nuevo edificio es más compacto y preponderante. Mientras que la fachada trasera mantiene el esquema original de corredores lineales de acceso a las viviendas que dan la espalda al entorno, en la marítima ha habido cambios en su composición, siendo más dinámica al reflejar la evolución histórica del edificio. El mimetismo de las plantas inferiores que fueron ocupadas por el hotel se rompe con las añadidas posteriormente, especialmente en la coronación y los cuerpos volados exteriores. La alternancia de huecos (terrazas) y salientes crea sugerentes efectos de sombra animados por la combinación de varios tipos de revoco empleados: paños lisos en blanco que subrayan la horizontalidad del edificio, granulite en rojo caoba sobre los vanos y piezas prefabricadas de cerámica de perfil ondulado que crean columnas verticales escalonadas. Para las demás fachadas se mantuvo la tirolesa encalada. La singular planta en bumerang del edificio provoca además que su aspecto cambie dependiendo del lugar desde el que se observe, constituyendo una referencia visual aislada de primer orden en el paisaje residencial y turístico de Calarreona.

Incendio en un edificio de Águilas

0

El Centro de Coordinación de Emergencias 1-1-2 Región de Murcia ha recibido numerosas llamadas a partir de las 21:10h. informando del incendio de una vivienda situada en un primer piso de un edificio de 6 plantas.

La vivienda se encuentra ubicada en la Urbanización Fransena II en la C/ Codo, al lado del túnel que cruza al Hornillo, en el término municipal de Aguilas.

El fuego se encuentra en una habitación interior de la vivienda en la parte de atrás del edificio.

Informan de la existencia de personas atrapadas y de la existencia de mucho humo en las escaleras.

Al lugar del incendio se personan los siguientes efectivos:

  • Policía local de Aguilas.
  • Bomberos del Consorcio de Extinción de Incendios y Salvamento de la Región de Murcia pertenecientes a los parques de Aguilas y Lorca (ocho bomberos, un sargento y cinco vehículos de extinción, cuatro camiones autobomba urbana ligeros y un vehículo jefatura.
  • Cruz Roja envía una ambulancia soporte vital básico y un vehículo de intervención rápida con equipo médico.
  • Una ambulancia del Servicio de Urgencias y Emergencias Sanitarias 061. (una Unidad Móvil de Emergencias).

Informan que las hay personas atrapadas en la parte superior del edificio.

21:45h. UME informa que se retiran del lugar al no haber personas que necesiten asistencia sanitaria.

Se derrumba el techo de un restaurante en Mazarrón y hiere a una empleada

0

El derrumbe ha ocurrido en la calle Pedro López Meca y los bomberos ya han asegurado el local

Según informan desde el Centro de Coordinación de Emergencias 112 en la Región de Murcia, la caída de parte del techo de la cocina de un restaurante en Bolnuevo (Mazarrón) ha herido a una trabajadora del mismo, de 23 años, en el hombro.

Se temían nuevos derrumbes, por lo que se han personado, además de una ambulancia del 061 para la trabajadora, bomberos del Consorcio de Extinción de Incendios y Salvamento de la Región de Murcia pertenecientes al parque de Mazarrón y efectivos de la Policía Local de Mazarrón.

Los bomberos, un total de tres efectivos en un camión autobomba ligero, han trabajado en las labores de saneamiento y aseguramiento del local. Una vez dadas por concluidas estas labores de forma efectiva han regresado a la base.

La trabajadora ha sido atendida in situ por los sanitarios y se ha trasladado por medios propios al hospital para que le realicen una radiografía, por recomendación de estos.

Rescatan una cría de delfín desorientada y en estado débil en una playa de La Manga

0

Efectivos del Plan Copla y personal del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre rescataron este domingo una cría de delfín que se encontraba desorientada y en estado débil en la playa del Estacio Sur, en la vertiente mediterránea de La Manga del Mar Menor correspondiente al término municipal de San Javier (Murcia).

El Centro de Coordinación de Emergencias 1-1-2 Región de Murcia recibió diversas llamadas a partir de las 17.52 horas informando del avistamiento de una cría de delfín en la playa del Estacio Sur, cerca del puesto de Primeros Auxilios y Vigilancia L-11, en La Manga del Mar Menor.

Al lugar acudieron socorristas del puesto de la playa e informaron que se trataba de una cría de delfín que estaba dando vueltas muy cerca de la orilla y parecía débil. El Centro de Coordinación de Emergencias comunicó el aviso al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre que envió una veterinaria a la zona.

El coordinador marítimo del Plan Copla en la zona movilizó a una embarcación de salvamento (embarcación Albufera) para apoyo al personal del centro de recuperación El Valle.

Finalmente, tras la llegada de la veterinaria, el delfín fue rescatado de la playa y trasladado al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre para ser tratado por personal técnico.

Águilas acoge hasta el próximo domingo la Feria Empresarial Compras&Ocio

0

El pasado 9 de agosto abrió sus puertas, en la explanada del Auditorio y Palacio de Congresos, la I Feria Empresarial Compras&Ocio de Águilas. Participarán más de 35 empresas de diferentes sectores de actividad que ofrecerán una variedad de productos y servicios que, unido a la oferta de actividades culturales y de ocio programadas, pretenden conseguir que, tanto ciudadanos como turistas y visitantes de nuestra ciudad, puedan disfrutar de compras, exposiciones, demostraciones, cultura y ocio durante las cuatro noches de la semana.

La alcaldesa, Mari Carmen Moreno, la concejal de Comercio, Encarna Navarro, y el presidente de ACIA, Dariem Caparrós, fueron los encargados, juntos a otros miembros de la Corporación Municipal y de la asociación, de inaugurar  esta feria que podrá ser visitada hasta el domingo 12 de agosto de 9 a 1 de la mañana.

Pedro López presenta el libro “Calabardina en tiempos de la almadraba”

0

La sala de prensa del Ayuntamiento de Águilas acogía la presentación del libro “Calabardina en tiempos de la almadraba” en el transcurso de un acto que contó con la presencia de la edil de Cultura, Lucía Hernández, y el escritor Pedro López.

La obra, señalaba el autor, “recoge la historia e intrahistoria de esta pedanía aguileña, la vida de sus gentes y la importancia que el mar siempre ha tenido para los habitantes de Calabardina”. En definitiva, un volumen cargado de vivencias y anécdotas que realiza un fiel recorrido por la historia del siglo XX en la pedanía de pescadores.

Asimismo, la presentación sirvió para anunciar la reedición del libro del mismo autor “Historia de molinos: El Saltaor, El Garrobillo y Cope” que ha visto de nuevo la luz con una importante ampliación de contenido.

Seguridad ‘prohíbe’ a Pedro Sánchez veranear en Mojácar pero él insiste en ir

0
Pedro Sanchez in Ibiza on Saturday 20th August, 2016.

Pedro Sánchez quiere veranear en Mojácar (Almería), donde ha disfrutado de sus vacaciones durante los últimos años. Sin embargo, los servicios de seguridad de Moncloa no le dejan dada su condición de presidente del Gobierno. Pese a todo, él insiste en acudir a la localidad almeriense.

Este es el tira y afloja que mantiene el líder del Ejecutivo con los responsables de su seguridad, según informa La Voz de Almería y confirman fuentes de Moncloa a El HuffPost.

El Departamento de Seguridad de Presidencia del Gobierno, según La Voz, elaboró un informe sobre la seguridad de la vivienda que tienen Sánchez y su mujer en esta localidad almeriense desaconsejando “casi prohibiendo”, su estancia este verano allí.

“La conclusión es definitiva”, indica este periódico, “la familia Sánchez tendrá que buscarse otro lugar de vacaciones”.

Sin embargo, según ha podido saber El HuffPost, Pedro Sánchez se empeña en ir a Mojácar a pesar del informe contrario.

Según La Voz, la alternativa que plantean a Sánchez es que su mujer y sus hijas viajen a Mojácar y que él se mantenga en Moncloa, haciendo viajes esporádicos para verlas.

En una entrevista a El HuffPost en 2015 Pedro Sánchez apuntó que si tuviera que elegir un lugar en el que perderse sería Mojácar.

Fue en Mojácar, precisamente, donde un tuiteró localizó a Pedro Sánchez después de que estuviera ‘desaparecido’ tras perder las elecciones de junio ante Mariano Rajoy.